La Realidad Aumentada, Virtual y Mixta transforman la forma en que las personas se relacionan con el entorno físico, llevando la experiencia del usuario a un nivel superior.

Estas tecnologías están cambiando tanto las interacciones entre las personas como la forma en que se utilizan los dispositivos informáticos, convirtiéndose en un factor determinante en la relación entre el hombre y la información del mundo que le rodea.

La experiencia del usuario se convierte así en “ambiental”, es decir, guiada por informaciones proporcionadas por acciones, gestos del usuario, sensores y datos históricos/estadísticos.

Realidad Aumentada

Utiliza información textual, gráfica y multimedia que se superpone en tiempo real al mundo observado por el usuario, generalmente a través de un dispositivo móvil. Esta superposición de elementos virtuales sobre un fondo real es uno de los factores que diferencian la RA de la RV. El objetivo de la Realidad Aumentada es mejorar la interacción del usuario con el entorno físico real.

Realidad Virtual

Pone a disposición un entorno tridimensional generado artificialmente, que rodea al usuario y le permite interactuar de forma natural. Esto ocurre típicamente a través de una pantalla montada en la cabeza (como por ejemplo Microsoft HoloLens), que se encuentra sobre el campo de visión del usuario. La interacción puede tener lugar a través de gestos, es decir, el seguimiento de los movimientos del cuerpo, o a través de controladores manuales, que a veces incluso pueden dar una respuesta sensorial.

Realidad Mixta

Extiende las posibilidades ofrecidas por la RA y la RV e incluye elementos de múltiples tecnologías inmersivas, que permiten incorporar el mundo físico de forma aún más profunda. El componente principal de la experiencia es la parte visual, que en este caso se enriquece con otros modelos sensoriales, como el táctil (interfaces ápticos) y sonoro (audio espacial). Esto significa que el usuario puede interactuar tanto con el mundo real como con el mundo virtual.

La integración de estos tres tipos de “Realidad” con entornos más complejos, en los que están presentes dispositivos como IoT, sensores, portables, plataformas conversacionales y otros dispositivos móviles, está ampliando el potencial de las aplicaciones inmersivas en la dirección de un espacio cada vez menos aislado y más colaborativo.

Campos de aplicación

Negocio

Soluciones generalmente para uso interno a la empresa en áreas como mantenimiento, formación, visualización de componentes, apoyo a la fuerza de ventas y prototipos de productos. Las soluciones internas específicas son vistas como herramientas que ayudan a los recursos a mejorar su trabajo diario u a realizarlo en condiciones de mayor seguridad.

Consumidor

Soluciones generalmente diseñadas para uso externo, es decir, para ser utilizadas directamente por el cliente final. Los casos típicos pueden ser el marketing, la publicidad, los videojuegos, la educación y otros tipos de casos, dirigidos a atraer o fidelizar clientes.